Brana

En mi literatura, la palabra brana hace referencia a una abertura en el espacio que conecta un punto con otro, generalmente muy alejados entre sí, y que permite cruzar de un lugar a otro sin tener que atravesar todo el espacio intermedio.

brana

La idea, y el nombre, no son míos, sino de la traducción al castellano de la tetralogía Ilión/Olimpo, de Dan Simmons. Una tetralogía que siempre recomendaré a todo aquél que desee leer buena ciencia ficción.

Ya a lo largo de mi adolescencia, las ventanas de la trilogía de La materia oscura (trágicamente fallecida en el cine tras una sola película) me tenían fascinado. En las novelas, un joven llamado Will posee una daga capaz de cortar el en el aire una ventana, y con este acto une dos Tierras diferentes entre sí. De este modo, va encadenando un mundo tras otro en un universo infinito lleno de puertas que conducen de planeta en planeta. En la imagen inferior, un dibujo sobre el inicio de la segunda novela, Will persigue a un gato a través de estos «rectángulos recortados en el aire».

ventana de la materia oscura

Tras ello, la película El planeta del tesoro, en la cual aparece un planeta capaz de crear estos portales de forma triangular, reavivó mi sed de más viajes intergalácticos a través de estas branas. En la imagen inferior se muestra cómo un barco de la película (de fantasía, evidentemente) se dispone a atravesar uno de estos espacios.

portal brana en mitad del aire - el planeta del tesoro

El videojuego Portal fue capaz de comprender y plasmar a la perfección las físicas tras estas anomalías espaciales –generalmente de carácter artificial-, y desarrolló todo un motor para generar mundos en tres dimensiones que comprendiesen estas leyes. Así, cualquier materia que entre a través de un portal, conservará la inercia un instante después de haber pasado al otro lado, momento en el cuál se verá influenciado por las fuerzas del mismo. Si, por ejemplo, dos portales, ambos en el suelo de dos mundos, están unidos entre sí, al mirar por uno de ellos (hacia abajo) veríamos a la gente caminando bocabajo con respecto a cada uno de los suelos. Y, si saltásemos en la brana, al llegar al otro lado, nos veríamos empujados de nuevo hacia abajo, hacia el arriba desde el que venimos. Este magnífico corto, de Dan Trachtenberg, muestra ese tipo de físicas:

físicas de una brana - Portal, el videojuego

Seguro que muchos recuerdan la serie de ciencia ficción Stargate, aunque algunos se quedasen en la película. Aunque describe exactamente el mismo tipo de portal, en esta serie se presenta un modo similar de viajar de un punto a otro a través de un círculo en el aire. Aunque en Stargate este círculo es tan solo el marco de un agujero de gusano, y nos es imposible ver qué hay al otro lado de lo que llaman «horizonte de sucesos».

Pero quizá las puertas a las que más cariño tenemos son aquellas a través de la cual entró «Boo», la peligrosa (por tóxica) niña humana, al mundo de los monstruos. De la película Monstruos S.A.:

Las branas que utilizo en la literatura que construyo tienen el estilo simmoniano, si se me permite la expresión. Se trata de recortes en el aire de cuadros  sin marco que comunican, de manera literal, a otros lugares en el espacio.