El código de Ciudad de Glitch

simulados código de ciudad glitch

El carro avanzaba traqueteando sobre los adoquines irregulares. Estos habían sido colocados con absoluto cuidado a lo largo de los más de diez kilómetros que separaban Paldamith de Ciudad de Glitch. Los adoquines habían sido traídos siglos antes desde las minas al aire libre de Litiquia, el único asentamiento fuera de los términos de Glitch pero perteneciente a la ciudad en la montaña.

Phero se conocía a la perfección la ruta que realizaba todas las semanas. Pasado el pequeño corro de árboles, de los cuales se mencionaba que las propias gentes de la ciudad en la montaña habían plantado durante la construcción del camino, éste se volvía liso. A partir de ese punto, las ruedas de la carreta avanzaban sin miedo a que el traqueteo rompiese el eje, por lo que Phero azuzó al caballo para aumentar la velocidad. Hacía pocos años que se había enamorado, y deseaba sentir de nuevo los labios de su pareja, con quien había quedado en las afueras de Glitch

Los adoquines eran planos y a no había ni una sola abertura entre ellos hasta la ciudad. Los magos de la ciudad en la montaña sabían hablarle a las rocas para que éstas construyesen del modo en que ellos deseaban. Desde que el camino se suavizase sólo quedaba una pequeña colina antes de divisar la ciudad a varios cientos de metros de distancia.

Glitch, la ciudad en la montaña, había sido más excavada que construida. Las gentes del lugar hacía siglos que habían horadado la roca y redirigido las aguas de la cumbre hacia los campos de cultivo que surgían en las terrazas a lo largo de la pendiente. Estas terrazas ocupaban desde el suelo hasta varios cientos de metros de altura. En ocasiones, sobresalían varias decenas de metros desafiando la gravedad sin ningún apoyo en su extremo más alejado.

Leer más…


Esta página web está pensada para discutir o hablar sobre el relato “El código de Ciudad de Glitch” del libro «Simulados. Cuando los programas tengan derechos». Si estás interesado en escribir tu opinión, adelante. Si te han pasado este enlace, quizá te interese leer el libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *