Torres del Cielo

Capitulo 8 Torres del cielo

Con el sol a sus espaldas, andando en dirección oeste, percibió las leves ondulaciones del aire a su alrededor que la masa del enorme vehículo flotante generaba. Escapaba de las dársenas de anclaje, situadas unos metros atrás, a su derecha.

La sombra del camión tapando la suya le confirmó el movimiento del vehículo tras él. Levantó la mano derecha a modo de saludo, sin echar la vista atrás, y recibió el sonido de una bocina como resultado.

Observó el lugar con melancolía mientras avanzaba. Ser jefe de dársena no era un trabajo tan complicado unos años antes, cuando su mayor problema era despedir de un modo decente a los conductores e irse de putas con ellos de vez en cuando. Tiró el cigarro medio encendido al suelo junto a un roído cartel que prohibía específicamente encender cigarrillos en las instalaciones, y sonrió con una mueca. Echaba de menos las putas.

Ahora, gran parte de las veces ni siquiera había conductores para los camiones, y los grandes trailers de suministros huían de la dársena automatizados o en el Sleep Deal Mode con un controlador externo. Quizá uno de esos chinos exiliados que malvivían ahí abajo, a nivel del suelo, cerca de la zona radioactiva.

Una vez cargado cualquier vehículo, se activa el cierre magnético que se eleva desde la cota cero del suelo hasta los cuarenta centímetros de deslizamiento, y se arrastra la carga con un pulso magnético horizontal de baja frecuencia. El campo mueve el peso y lo sitúa a la altura del carril de incorporación de la autopista electromagnética, la EMautopista, desde donde las cargas salen disparadas en dirección norte, hacia las montañas. En ocasiones, sin intervención humana salvo en la preprogramación.

«Qué maravilla tecnológica», pensó, escupiendo al suelo.

Leer más…


Esta página web está pensada para discutir o hablar sobre el relato”Torres del cielo” del libro «Simulados. Cuando los programas tengan derechos». Si estás interesado en escribir tu opinión, adelante. Si te han pasado este enlace, quizá te interese leer el libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *