Crashball

El juego por excelencia dentro de la estación era sencillo: si la bola superaba el kilómetro de altura, se ganaban puntos. Y si ésta rompía algo en su caída al otro extremo de la estación, se ganaban más aún. Goethe se disponía a batear mientras su primo, Toth, lo observaba con la bola en la […]