te vas a poner bien

Tranquila, te vas a poner bien

Yo no podía huir de la ciudad al igual que ella fue incapaz de huir de la enfermedad que la devoraba por dentro. Necesito la urbe, necesito sus repugnantes calles repletas de basura y su contaminación. Necesito la polución de ciudadanos ariscos y el olor de la corrupción. Necesito la banda ancha del frenesí de […]