La anciana que sabía doblar a las personas

Mae, con el cariño que caracterizaba a las señoras mayores, cogía uno de los folios de colores de la mesa y llevaba la esquina superior derecha al lado largo contrario, formando un triángulo grande y un rectángulo en la base del folio. Retiraba este último y abría el doblez del isósceles para doblar la segunda […]