necesito tu ayuda para vivir

Necesito tu ayuda

Las piernas nos flaqueaban a los dos tras el ascenso que a aquellos que nos perseguían se les hacía un paseo. Tras dos horas de subida, aún podíamos oír sus jadeos y ver de manera fugaz sus contornos tras la última línea de árboles. El hecho de que caminasen más lento que nosotros no solucionaba […]