Tempestad: nadie tiene el control

El problema de pensar que estás al mando de la situación es que puedes llegar a creértelo. Agarrado a aquél cabo, Gerald se dio por fin cuenta de que la sensación de seguridad que aportaba el estar anclado de aquella manera era tan falsa como que el barco no se hundiría. Esa es su tragedia […]